Contacto Polisura   (57+4) 605 01 90
Contacto Polisura  [email protected]
Contacto Polisura  319 687 43 09

PSICOLOGÍA CRISTIANA

Objetivo

La consejería que es realmente bíblica tiene profundas raíces en las Escrituras, y está basada en una visión elevada de la Palabra de Dios. La consejería bíblica es un ministerio de la Palabra por el cual los cristianos ayudan a otros a entender y cambiar la manera en que sus corazones están activamente respondiendo a Dios en medio de sus circunstancias. Son muchos los objetivos que mueven al consejero en esta labor, pero en este diplomado veremos los siguientes:

En primer lugar, el evangelio nos define el problema de las personas: en la psicología secular es común partir del supuesto de la bondad del hombre, de forma que el problema del aconsejado tiene que ver con sus circunstancias (generalmente su pasado) o con otras personas; pero el evangelio nos dice que el problema está en el centro de nuestro corazón, y se llama pecado.

Por tanto, es necesario entender que la buena consejería es aquella gobernada por la Biblia (2 Ti. 3:16-17). La consejería bíblica es aquella en la que la Biblia gobierna y dirige la interacción. Esto incluye no solo el contenido, sino también la metodología. Es por eso que la verdadera consejería bíblica empieza mucho antes de la sesión o diálogo entre consejero y aconsejado. Debe haber una convicción de que los 66 libros de la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis, son la Palabra de Dios, y como tal son su revelación autoritativa, suficiente, infalible, e inerrante.

En segundo lugar, el evangelio nos dicta hacia dónde debemos llevar al aconsejado. La consejería bíblica no provee un sistema o mecanismo para la libertad o alivio del aconsejado, sino que le guía, a través de la Palabra, para conducirlo hacia una persona: Jesús, el Redentor.

Esta es la parte donde se debe usar una teología bíblica y sólida (2 Timoteo. 2:15). El consejero bíblico debe entender correctamente la Biblia. Esto se logra utilizando un método adecuado de interpretación. Aquí es donde un buen consejero hace exégesis y echa mano del método de interpretación histórico-gramático. Al interpretar la Biblia correctamente, se empieza a desarrollar la teología del consejero. Esto incluye una teología bíblica y sistemática. Es imperativo que el consejero sepa qué dice la Biblia sobre el problema de la humanidad y la solución en el evangelio.

En tercer lugar, el evangelio define la meta de la consejería: que el aconsejado llegue a ser más como Jesús. El simple cambio de conducta y el alivio del aconsejado son metas secundarias en realidad.

Es entonces cuando utiliza aquella consejería con profundas raíces en las Escrituras (Isaías. 40:8). Finalmente, al tener una teología robusta, el consejero podrá dar consejos prácticos (teología aplicada a la vida) a los problemas que trae la vida. Además, esa misma teología informará cómo el consejero va a interactuar con el aconsejado. Así pues, la consejería que es realmente bíblica tiene profundas raíces en las Escrituras, y está basada en una visión elevada de la Palabra de Dios.

Y en último lugar, hay una premisa en la psicologia: todos somos consejeros. Tal vez no de manera formal o “acreditada”, pero damos consejos todo el tiempo. Es por eso que la pregunta de fondo que debemos hacernos es, “¿qué clase de consejero soy?”

Participantes

La consejería es para todo el mundo, a pesar de que a nadie le gusta una historia plana y unidimensional con personajes estáticos, una trama predecible y una conclusión poco satisfactoria. ¿Por qué? Porque no suena a verdad en relación a la experiencia humana, la cual es profunda y multifacética. Muchas personas se apartan de la consejería basada en la Biblia, porque suponen que la Biblia es como una mala historia, que de manera simple da instrucciones sobre el comportamiento en lugar de ofrecer una imagen rica y colorida de la vida humana. La mejor consejería utiliza la Escritura como Dios manda: como una perspectiva de la vida de un mundo dinámico que tiene autoridad sobre nosotros. No es unidimensional, sino tridimensional, capaz de hacer frente a los muchos factores de la vida, desde la dinámica relacional de la autopercepción a las dificultades circunstanciales.

Debido a que la consejería es sobre el corazón respondiendo adecuadamente a los complejos problemas de la vida, cada cristiano debe reconocer su necesidad de ayuda. A menudo no podemos discernir solos cómo responder fielmente a los no invitados sentimientos de depresión y los miedos intrusos. Todo cristiano está viviendo su vida en un mundo marcado por la futilidad; ninguno de nosotros debe asumir que puede navegar a través de un mundo como éste sin las habilidades perfeccionadas de otros cristianos.

Los consejeros son a menudo aquellos cuyas habilidades han sido afinadas para discernir la interacción entre las circunstancias difíciles y las respuestas del corazón. Unas pocas conversaciones con un consejero probado en combate, a veces, pueden hacer maravillas.

Es evidente que vivimos en una sociedad muy herida y quebrantada compuesta por personas que muchas veces viven arrastrando heridas del pasado emocionales y espirituales que no han podido o no han sabido resolver; o por personas que están viviendo en soledad y amargura producto de relaciones deshechas o a punto de resquebrajarse. Todo esto es producto de la caída del ser humano y su separación de Dios que ha traído consigo que hombres y mujeres, enceguecidos por la desviación que el pecado produce, tiendan a herirse mutuamente. Y como consecuencia de esas heridas tiendan a reaccionar, interpretar y buscar soluciones a través de patrones que no corresponden al diseño de Dios. La totalidad de las personas que llegan a las iglesias traen consigo, y en diferentes grados, una variedad de conflictos y disfunciones con las que deberán seguir luchando y sanando hasta poder ir disfrutando cada vez más plenamente de la vida abundante que el Señor Jesucristo ofrece a los suyos (Juan. 10:10; Romanos. 6:4).

Temario

TODO COMIENZA CON DIOS

  • No eres un accidente
  • ¿Qué guía tu vida?

CREADOS PARA VIVIR SIEMPRE

  • La vida desde la perspectiva de Dios
  • La vida es una asignación temporal

EL PORQUE DE TODO

  • Planeado para agradar a Dios
  • ¿Qué hace sonreír a Dios?

HAGÁMONOS LOS MEJORES AMIGOS DE DIOS

  • Desarrolla tu amistad con Dios
  • Cuando Dios parece distante

Metodología

Educación a distancia en modalidad virtual
Intensidad horaria: 120 horas
Duración: 4 semanas
Educación informal - No conduce a título o certificado de aptitud ocupacional - Decreto 1075 de 2015 (artículo 2.6.6.8).

Diplomados Virtuales Gratis

© 2020 Politécnico de Suramérica. Calle 48 N° 66 - 28. Medellín, Colombia. Todos los derechos reservados. Licencia de funcionamiento otorgada mediante resolución 005768 de la Secretaría de Educación de Medellín. Vigilado y Controlado por la Secretaría de Educación de Medellín.

Buscar