pixel pixel pixel

         

 (604) 605 01 90   [email protected]    319 687 43 09

Blog

Imagen - 2021 ¿El año de la Normalidad?

2021 ¿El año de la Normalidad?

¿El 2021 será el año donde todo volverá a la normalidad? Se diría que un gran porcentaje de personas piensan y desean que así sea. El 2020 será histórico para la humanidad, y el 2021 se proyecta a ser también un referente en el calendario de la memoria. Las grandes industrias desean un cambio positivo para este año, los sectores económicos y sociales desean un cambio sustancial para este año, las familias desean un cambio para este año.

Del deseo a la realidad o a lo que realmente se puede dar, como dice el adagio popular: “hay mucho trecho”. No se puede negar que gracias a la invención de la vacuna contra el COVID 19 se acrecienta el anhelo de la “normalidad”, pero esto a su vez, se convierte en algo contraproducente debido al pensamiento desproporcionado de creer que ya no hay virus, donde el tapabocas es solo ocasional, la desinfección no es tan requerida y el distanciamiento solo es con gente desconocida; pero no, no es así. Ciertamente la rigurosidad de los tiempos de confinamiento han cesado, ya ciertos gobiernos reducen algunos ítems en el protocolo de bioseguridad y así vemos que los altos controles de antes son más flexibles ahora; pero no, el virus sigue vigente y cobrando vidas. 

Las cifras no mienten, según el portal estadístico GitHub la tasa de mortalidad en el mundo causado por el COVID 19 en los últimos 30 días (mes de febrero) ha sido 10.162 aproximadamente, y en referencia de casos nuevos, las cifras marcan un total de 420.491 personas infectadas por el virus. Estadísticamente alguien podría mencionar de manera positiva -o ventajosa- que han disminuido tanto la mortalidad como los casos nuevos en el mundo, y se le respondería que sí, no se puede negar, pero lo que no se puede negar y mucho menos dejar pasar por alto es la vigencia y los efectos continuos de este malvado personaje llamado COVID 19 sigue realizando.

En muchos países se aprecia la apertura de muchos sectores como el comercio, el turismo, aperturas en las industrias del entretenimiento, con unos respectivos protocolos de bioseguridad, pero hay apertura mucho más gradual; pareciera que se vuelve a la normalidad. Pareciera…

-¡“Normalidad”!, ¡normalidad! 

Gritan en las plazas, en las calles, en las mentes de cada ser humano. Pero, ¿volveremos a ser los mismos? ¿Será que nos volveremos a abrazar con tanta fuerza que antes? ¿Será que cuando estemos en mucha aglomeración de personas (pasado totalmente el virus o por lo menos la gran mayoría vacunados) nos sintamos con ese efecto mental de contraer el virus? ¿Será que algunos seguirán utilizando el tapabocas a pesar de no ser una obligatoriedad? ¿Será que un futuro no muy lejano, cuando alguien tosa o estornude frecuentemente lo miraremos de manera extraña y con cautela? O, tal vez, abrazaremos con más amor, disfrutaremos con mayor energía el pasar tiempo con nuestros amigos y familiares, no tendremos ninguna discriminación o distinción por alguien sea la condición que sea y, solo tal vez, vivamos más que una normalidad, disfrutemos el vivir. 

Buscar